Respuestas

“No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso” Einstein.

Me queda claro que las capacidades técnicas de un programador son lo que un empleador, laboralmente hablando, buscaría y es lo que al final se traduce en ganancias o pérdidas para él, mientras que en el ámbito académico un profesor quisiera que sus alumnos respondieran aprendiendo todo rápidamente, que sean capaces de resolver los problemas planteados en el aula o en los exámenes que el curso mismo implica, entre otras cosas. La realidad es que los estudiantes, y en general todos los seres humanos, somos muy distintos unos de otros y es esta misma diversidad lo que nos hace construir una sociedad rica en cultura, gastronomía, lenguas, tecnología, arte, edificaciones y muchas cosas más.

Este es un blog en el que quiero hacer énfasis en que lo más importante no es programar rápido; diseñar e implementar la solución óptima es lo que realmente persigue la ingeniería, y siendo meticulosos, antes de que nosotros nos dieramos cuenta de que esto es lo que rifa, la naturaleza ya lo sabía. En mi experiencia laboral como egresado estos dos años, y en mi vida en general desde que tengo memoria, me he planteado muchas preguntas y he cuestionado muchas cosas; considero que el cuestionarse a sí mismo y cuestionar lo que observamos es el principio del método científico, porque a mi parecer, de nada sirve la observación pura si no va acompañada de interrogantes que aporten nuevo conocimiento al finalizar el método. Es de esta forma que realizamos la toma de requerimientos cuando nos reunimos o con el cliente o con el usuario final, generalmente hacemos preguntas sobre qué debería de hacer el sistema, cuándo, cómo … pero la pregunta que quiero resaltar es ¿por qué?

Comparación de un dibujo de un ojo realizado en 10 minutos, 1 minuto y 10 segundos

Todos alguna vez nos hemos enfermado, acudimos con el médico y le contamos nuestro problema, los síntomas que hemos presentado en días pasados y basado en estas respuestas él o la médico pueden realizar un diagnóstico y elaborar un tratamiento que resuelva nuestra situación o enfermedad. Nosotros como ingenieros de software hacemos algo similar a lo que hace el médico con sus pacientes, cuestionarlos y analizar las respuestas obtenidas, aunque una diferencia que he notado es que los pacientes generalmente no influyen en el tratamiento que seguirán, no en la manera en la que en ocasiones influyen nuestros usuarios o clientes en aspectos de UX (experiencia del usuario) o UI (interfaz del usuario), siguiendo con el interrogatorio a estas personas nos damos cuenta que muchas veces no saben el por qué solicitan elementos en la interfaz, cuando su respuesta simplemente es: “porque me gusta el azul…”, se vale, no pasa nada y el mundo no se detendrá, pero cuando dejamos de lado los gustos personales en cuanto a colores, disposiciones, animaciones y demás elementos meramente estéticos o visuales y pasamos a la funcionalidad o procesos del sistema, creo que tenemos que tomarnos el tiempo para cuestionar las respuestas que nuestro cliente o usuario final nos está proporcionando para no dejar lugar al típico “pues porque siempre ha funcionado así” o “así funciona y si así ya funciona no deberías de intentar mejorarlo”, cuando me dan este tipo de respuestas pienso que Aristarco, Tesla, Newton, Einstein o Gauss, por mencionar algunos, sentían un profundo anhelo de ver mejorar a sus colegas, tener mejores condiciones en sus ciudades, pero sobre todo quiero pensar que su visión no era a corto plazo sino que toda ella estaba orientada a largo plazo, muchos de ellos se hacían preguntas que nadie más se hacia sino que aceptaban como un dogma de su época y de pronto aparece un loco (o loca, porque también las mujeres científicas han sido ejemplares) diciendo que no, que todo lo que se conoce o se acepta como verdadero hasta ese momento es falso pero que tienen una nueva teoría que demuestra que en realidad las cosas son de esta nueva manera … a los científicos de su época para nada les pareció gracioso y algunos llegaron al punto de querer consumar una ejecución y así acabar con semejante tontería.

No todas las revoluciones son armadas

Gandhi pudo influir de una manera positiva y poderosa sobre muchas personas sin usar nunca la violencia física o psicológica sino demostrando sagacidad y prudencia al momento de exponer sus argumentos y opiniones, es así como considero que debemos dirigirnos a nuestros semejantes siempre procurando evadir el chantaje o la manipulación ya que como programadores somos revolucionarios aunque no lo queramos o estemos conscientes y no por compromiso, sino por convicción, tenemos que jugar un papel que beneficie a nuestra sociedad, a nuestros colegas y a nosotros mismos y tal vez el inicio de esto es preguntarnos el por qué las cosas son así y qué pasaría si fueran distintas … ¿cómo pueden ser mejores?

Si compartes algunas de estas ideas o tienes este mismo sentir de hacer algo que mejore tu entorno, te invito a contribuir con código chido y a compartir con tus contactos este blog.

Sigue esforzandote por ser mejor, por aprender nuevas y mejores formas de resolver los problemas que se te presentan en tu trabajo. No tengas miedo, porque para una revolución se necesita determinación y ser consciente de que puedes fallar en el intento.

Muchas gracias.

comments powered by Disqus